Liarla parda

Suscríbete al blog por correo electrónico

Recibe mis artículos sobre confianza creativa en tu email.

Únete a otros 216 suscriptores

Lo has oído cientos de veces.

Un parte fundamental del aprendizaje llega cuando se vive, cuando lo que aprendes es experiencial.

Nada de escuchar solo y ya está.

 

Y sin embargo, ¿qué fácil es caer en la trampa verdad?

Lees un post, ves un vídeo o escuchas una ponencia, sobre todo si es alguien a quien admiras, y de pronto parece como si ya tuvieras esa habilidad.

El problema es que para aprender una nueva habilidad hace falta algo más que la experiencia cognitiva de tu mente.

Para aprender una habilidad hace falta también un ingrediente que los anglosajones llaman la experiencia sentida-afectiva o “felt sense“. Es lo que en castellano viene siendo el aprender “dándote cuenta”.

A ese darse cuenta los niños lo llaman juego.

El juego les ayuda a estimar y a calcular.

Jugando prueban, se caen y ven hasta dónde pueden llegar.

A los mayores nos cuesta más jugar, sobre todo si se trata de jugar en el trabajo.

Por eso disfruto tanto impartiendo talleres y sacando a las personas de su zona de confort… pasándolo bien.

Porque “me doy cuenta”, y me lo dicen, que se van a casa con la sensación (experiencia sentida) de haber jugado, de haberse soltado, divertido y de haber podido “liarla parda” en un entorno seguro.

 

The following two tabs change content below.

filmatu

Profesional curioso, polivalente y cercano con pasión por el aprendizaje. Ayudo a profesionales a utilizar la narrativa y el vídeo para diferenciar y acelerar las ventas su servicio o nuevo servicio. Talleres e itinerarios formativos prácticos, útiles y amenos.
Share
×

Los comentarios están cerrados.