La relevancia tiene fecha de caducidad

Suscríbete al blog por correo electrónico

Suscríbete para recibir mis posts sobre vídeo livestreaming y storytelling en tu correo electrónico.

Con las redes sociales me siento a veces como un ratón que corre dentro de una rueda, siempre a la búsqueda de contenidos interesantes que compartir. No es extraño que mantener mi presencia digital me genere cierta ansiedad. En las redes sociales, sobre todo en Twitter, la relevancia dura muy poco.

En un mundo en el que la novedad envejece tan rápido, ¿cómo puede una empresa contar algo nuevo continuamente y, al mismo tiempo, ser relevante?

Este tuit que Oreo publicó 12 minutos después de que se fuese la luz durante la celebración de la Superbowl de 2013 quizá pueda darnos alguna pista.

[Traducción: ¿apagón? No hay problema. Aún puedes seguir mojando en la oscuridad].

Aunque la mayoría se fijó en las impresionantes cifras de audiencia y engagement de este tuit, pocos conocían que la marca Oreo llevaba meses adaptando su organización para que pudiera ser capaz de responder ante una oportunidad como la que surgió durante la Super Bowl, cuenta Ekaterina Walker en su libro The Power of Visual Storytelling

Salvando las distancias, y el tamaño, el ejemplo de la Super Bowl me recuerda a los eventos que cubro en los medios sociales de empresas. Sabemos que los eventos se celebran un día concreto y en un lugar concreto. Aunque una empresa no puede adivinar lo que va a suceder durante el evento, una empresa sí que puede prepararse para lo que puede suceder durante ese evento.

Tu empresa no puede saber lo que va a ser relevante mañana ni pasado. Pero tu empresa sí que puede prepararse para lo que está por llegar. Tu empresa puede organizarse y aprender a buscar, agregar, producir y difundir contenidos para que, en cuanto surja la oportunidad, ese contenido pueda ser utilizado para aportar a tu audiencia algo útil, para inspirar o para iniciar una conversación que te permita ser relevante.

Y no todo son eventos o conferencias. El día a día de una empresa está repleto de acontecimientos que sabemos que van a ocurrir. Están marcados en el calendario. El problema es que muchos de esos hitos se quedan sin comunicación en los medios sociales.

Y es que ser relevante en las redes sociales no sólo consiste en ser el más rápido en comunicar. La rapidez es la consecuencia.

La relevancia en las redes sociales se obtiene aprendiendo a ser ágiles. Adaptando nuestros procesos, organización y colaboración, interna y externa, para que podamos responder a lo que sabemos que va a pasar. Si entrenas a tu organización para lo que sabes que va a pasar, tu organización estará mejor preparada para aprovechar las oportunidades que surjan de manera espontánea.

Y es que querer comunicar algo nuevo en las redes sociales no tiene por qué ser estresante. Lo estresante es utilizar las mismas fórmulas de organización y comunicación en un medio que funciona de manera distinta a los medios convencionales.

Ser ágil te permite ser más rápido desde que olisqueas el terreno hasta que pasas a la acción. Pero sobre todo, ser ágil es una forma de estar más presente y poder reaccionar a tiempo antes de que la ventana de la relevancia se cierre.

 

The following two tabs change content below.

filmatu

Relato eventos. Hago live marketing. Produzco, conduzco y difundo vídeo y vídeos en directo en tus redes sociales para aportar valor a las audiencias de tus eventos.

8 respuestas para “La relevancia tiene fecha de caducidad”

  1. Sonia de Arana -

    Francamente interesantes los post que publicas, Alvaro. El leerlos nos permite pararnos, reflexionar y tomar nota de tus consejos. Zorionak ¡!

    Responder
    • filmatu -

      Gracias por pasarte Javier. 🙂

      El ejemplo es muy ilustrativo si. Detrás de la improvisación hay mucha planificación.

      Un saludo.

      Responder
    • filmatu -

      De nadas. Ya sabes que lo que das, cuando puedes darlo, te lo das y no te lo quitas. 🙂

      A seguir aprendiendo, cada uno a su ritmo.

      Besines.

      Responder

Deja un comentario