Escribir lo que no está escrito también es escribir

Suscríbete al blog por correo electrónico

Suscríbete para recibir mis posts sobre vídeo livestreaming y storytelling en tu correo electrónico.

El otro día me llamó una persona de una empresa y me hizo una pregunta que me dejó de piedra.

La voz al otro lado del teléfono se preguntaba por qué una empresa como TECNALIA me había contratado a mí, para contar su presencia en la Feria de Máquina Herramienta de 2014.

¿Acaso no tiene TECNALIA recursos para hacer eso internamente? ¿Para qué me contratan a mí?, quiso saber mi interlocutor.

Llevo unos días dándole vueltas a su pregunta. Me he dado cuenta de dos cosas:

  • La primera es que las preguntas son una herramienta de trabajo muy potente para investigar, escuchar y obtener información sobre el por qué haces lo que haces, para qué y para quién.
  • La segunda es que, al contrario de lo que creía, la escritura nunca es algo que uno hace de manera aislada.

Vayamos por partes. Hablemos primero del poder de las preguntas.

Mi trabajo empieza investigando. Una de las partes más importantes de esa investigación es escuchar qué hace mi cliente, para qué lo hace y para quién.

Para que la investigación de el mejor fruto posible, intento plantear preguntas que inviten a las personas a responder con anécdotas y vivencias que les saquen fuera de su pensamiento más racional. Intento ir más allá del sí y del no.

Lo mismo me pasó a mí cuando me preguntaron por qué me había contratado TECNALIA. La pregunta me ayudó a pensar diferente.

Cuando tienes muchas preguntas se te plantea otro problema y es que necesitas ordenar los resultados. Para aclararme, yo suelo poner las respuestas en post-it. Intento descubrir qué similitudes y diferencias hay entre las respuestas o a qué distintas necesidades y objetivos dentro y fuera de la empresa responde cada una de las respuestas.

Antes de escribir mi resumen para TECNALIA, mantuve varias reuniones con ellos. Intenté descubrir su misión escuchando las anécdotas que contaban. Hablé con clientes de TECNALIA para comprendí como veían ellos a la empresa desde fuera. Me aseguré de no dejarme a nadie fuera.

A continuación, escribí un boceto que mantuviera el equilibrio entre lo que la organización ofrece y lo que sus clientes esperan de ella. El éxito casi siempre está en el equilibrio.

Para ayudarme en esta tarea utilizo el diseño de historias de toda la vida. Primero trato de convertir el propósito de TECNALIA en una pregunta que capte el interés de su audiencia objetivo. A continuación iré administrado las respuestas a esa pregunta poco a poco, como si fuera un cuentagotas que juega con la curiosidad de la audiencia.

Finalmente, escribo el relato y muy importante, lo comparto con el tono adecuado en las redes sociales.

Es curioso, una parte de mi trabajo antes de escribir consiste en hacer preguntas que me sirva para descifrar qué es lo que hace una empresa, por qué lo hace y para quién.

Resulta que las preguntas que los demás me hacen a mí también me ayudan a saber mejor que es lo que yo hago, cómo lo hago y para qué y quién lo estoy haciendo.

Supongo que para eso me contrató TECNALIA. Para que le ayudase a enriquecer con mis preguntas, su relato de la Feria de la Máquina Herramienta en las redes sociales.

Y esto me lleva a una segunda conclusión y es la siguiente:

Aunque suceda en soledad delante de un ordenador, escribir no es una labor solitaria.

Escribir es un proceso vivo e interactivo en el que vuelcas en la pantalla tu visión y la que te ofrecen los demás.

Escribir es sólo la parte más visible de un iceberg mucho más grande.

Escribir lo que no está escrito también es escribir.

 

The following two tabs change content below.

filmatu

Reportero de eventos. Retransmito vídeo en directo para redes sociales con perfil corporativo (Twitter, FB Live,…) y comunidades online. Produzco y enseño a producir vídeo con smartphones.

2 respuestas para “Escribir lo que no está escrito también es escribir”

Deja un comentario