Cómo dominar el difícil arte de explicar

Suscríbete al blog por correo electrónico

Suscríbete para recibir mis posts sobre vídeo livestreaming y storytelling en tu correo electrónico.

¿Por qué nos cuesta tan poco explicar a los demás lo que ofrecen otros y sin embargo nos cuesta tanto explicar lo que ofrecemos nosotros?

¿Y si te dijera que es porque sabes demasiado?

¿Sabías que cuando nuestro cerebro sabe algo no puede volver a imaginar como sería no saberlo? Una vez que el cerebro ha visto un círculo con dos puntos dentro, le cuesta ver algo que no sea una cara. A este fenómeno cognitivo se le conoce en inglés como The Curse of Knowledge y viene a decir que el grado de conocimiento que tenemos sobre un tema es inversamente proporcional a nuestra capacidad para explicarlo a los demás.

El lenguaje técnico o el argot que a menudo utilizamos nos hace parecer expertos entre nuestros colegas y pares. Demostramos que sabemos de lo que hablamos. Sin embargo fuera de ese círculo, en vez de acercar, ese mismo lenguaje ahuyenta.

¿Cómo picar la curiosidad y acercarnos a los que “no saben” de lo nuestro?

Si llevas un tiempo en Internet es probable que hayas visto alguno de los videos que la empresa de Lee Lefever ha creado para ayudar a explicar “en inglés llano” algunas de las tecnologías y servicios relacionados con Internet que utilizamos día a día.

Creo que muchas de las ideas que Lee ha aplicado en el proceso de elaboración de estos videos son igualmente válidas para cualquier explicación en otros medios. En The Art of Explanation Lefever ofrece algunas claves para comprender por qué funcionan las explicaciones y qué hacer para mejorarlas.

Lo que viene a decir Lee es que cuanto más sabemos sobre algo más necesitamos saber cómo funciona (el cómo). Por ejemplo, si ya sabes para qué es un blog y te has decidido a crear uno lo que probablemente quieras saber ahora es cómo escribir un post o cómo añadir una imagen. Si eres un poco más experto necesitarás una descripción más detallada que muestre paso a paso como instalar WordPress en tu propio servidor.

Y al revés, cuando menos sepas de algo más necesitas comprender por qué algo es importante. En el lado izquierdo del gráfico de abajo estarían los que no saben qué son los blogs o los que, aunque lo saben, no tienen claro por qué ni para qué necesitan tener uno.

Estos “no expertos” necesitan que les expliques el bosque antes de empezar a hablarles del árbol. Necesitan que les ayudes a ver el por qué antes del cómo. El lugar de los “cómo”, para los iniciados son mucho más importantes las historias y las anécdotas, artefactos humanos que nos ayudan a explicar las cosas sin explicar los por qué. Una historia muestra a una persona, en algún lugar, con un problema. Es una persona de verdad que vive una situación con la que nos podemos identificar. De sus acciones deducimos por qué algo es importante sin tener que definirlo exactamente.

The art of explanation

Por eso una buena historia es tan eficaz a la hora de explicar algo, porque involucra el lado derecho de la mente y no sólo nuestra parte analítica y racional. Lo que le pasa a esa persona en su vida real (la historia) nos ayuda a encontrar el sentido de esa situación por nosotros mismos, sin sentir que alguien nos lanza una opinión a la cara.

Lee también advierte, explicar tiene más de arte que de ciencia.

Supongo que se refiere a que en cualquier explicación hay que combinar los por qués y los cómos, las historias y las descripciones, lo poético y lo práctico. Aunque estés explicando cómo se configura un plugin en WordPress también conviene que de vez en cuando expliques por qué es bueno hacerlo. 🙂

Recuerda que explicamos a las personas y las personas vemos a menudo a través del cristal de lo conocido. Nos cuesta ver lo nuevo pero no porque no queramos verlo sino porque necesitamos explicaciones que nos ayuden a conectar tu idea, tu servicio,… con algo que nos sea familiar.

The following two tabs change content below.

filmatu

Relato eventos. Hago live marketing. Produzco, conduzco y difundo vídeo y vídeos en directo en tus redes sociales para aportar valor a las audiencias de tus eventos.

6 respuestas para “Cómo dominar el difícil arte de explicar”

  1. Julen -

    Un aspecto importante es a quién se lo explicamos. Hay ocasiones en que cuando le explicas algo a alguien tú acabas aprendiendo más del asunto porque llegan preguntas bien hilvanadas. Por eso es importante saber quiénes son esas personas que cuando te escuchan… te hacen salir ganando 😉

    Responder
  2. Álvaro Andoin -

    Gracias Julen!! Hay personas (clientes y proyectos) que son o actúan como “coaches” en nosotros. De hecho, algunas personas no tienen título pero son coaches de nacimiento y ni siquiera lo saben. 🙂

    Atraer y cultivar esa red o redes de personas, clientes, proyectos que nos rodean, comprenden y alimentan es muy importante. Supongo que una buena explicación atrae otras y a otras cosas. De eso sabes un poco tú que llevas explicando de lo tuyo unos añitos.

    Por cierto, este comentario tiene mucho que ver con el que hiciste en mi post anterior y con esto mismo:

    “Quizá se trate de pensar que sí, que los demás, nos pueden ayudar y saben más de lo que a veces creemos que saben”.

    Un abrazo.

    Responder
  3. Juanjo Brizuela -

    No sé muy bien por qué pero me ha venido a la cabeza una duda al leer esto: ¿es posible que a medida que sabemos más de algo, nos alejamos más de las personas que no tienen que ver con ese área de conocimiento?
    Coincido con Julen en que quizá lo relevante sea el saber muy bien quién es tu interlocutor. Y sobre todo, ese interlocutor qué tipo de conocimiento tiene para poder enganchar con él y que se produzca cierta interacción.

    Responder
    • filmatu -

      Eso es lo que The Curse of Knowledge dice Juanjo, que perdemos la mirada de niño de lo que hacemos una y otra vez y en lo que somos expertos. Supongo que para eso se crearon las agencias de publicidad. 🙂

      Y supongo que eso es precisamente lo que nos ayuda a evolucionar. Tener una agencia al lado, una profesional, una relación,…que nos ayuda a ver diferente, a pensar diferente., a explicar(nos) mejor. Confiamos en el crecimiento que nos aporta a ambas partes esa cooperación.

      ¿Cómo saber bien quién es tu interlocutor? Esa es la madre del cordero pero según Lefever, detrás de una buena explicación hay un par de aspectos psicológicos que nos aportan “paz mental”:

      Uno es que el miedo a lo desconocido disminuye. Cuando entendemos algo, o alguien nos lo explica bien, nos sentimos aliviados. Tenemos la sensación de control y de que podremos “predecir” lo que pasará después.

      Además dice Lefever, una buena explicación funciona como un “orgasmo” ya que provoca en nosotros una sensación muy placentera. 🙂

      Responder
  4. SoyPerro -

    Llegué a tu blog por Google buscando la manera de entender a mi papá ya que él no sabe explicarse a la hora de dar a entender una idea, con tu artículo me doy cuenta lo que le hace falta y el por qué me cuesta entenderlo. Gracias.

    Responder

Deja un comentario